LA RSE en las PYMES: una REALIDAD

“La práctica de la RSE es posible solamente en las empresas grandes porque tienen presupuesto”. “Las empresas grandes tienen la obligación de ser socialmente responsables porque hacen mucho dinero”. ¿Cuántas veces hemos escuchado esto?  En mi caso, muchas veces.  Es más, esa era mi opinión hace quince años, como bien me recordó un buen amigo hace poco.

Es muy fácil caer en este tipo de conclusiones, sobre todo cuando no se tiene claro el significado de la RSE.   No es culpa de los empresarios micro, pequeños y medianos pensar así, ya que las  noticias de avances en RSE  hacen más referencia a las prácticas y resultados de las empresas grandes en este tema. Sobre todo porque estas empresas ahora deben presentar “Reportes de Sostenibilidad”, debido a que muchas veces causan impactos directos en el PIB de los países, de comunidades y Estados; por lo que es natural y obvio que tengan cobertura mediática. 

En ese sentido, a los gobiernos también les conviene promover la difusión de las “buenas prácticas” de las grandes empresas porque eleva el nivel de confianza para la inversión en sus países, y genera oportunidades adicionales de desarrollo, lo cual es bueno para el futuro sostenible de los mismos.

Sin embargo, esto ha contribuido en alguna medida a llevar un mensaje erróneo de que solo este tipo de empresas puede y debe tener programas de RSE, y reportar al respecto.  Esto a su vez, probablemente ha generado comodidad en  empresarios PYMES, ya que ven este tema como ajeno a ellos. Y es aquí entonces en donde la cadena de valor de un país se rompe, porque los líderes de las pequeñas y medianas empresas llegan a todos los rincones de una nación, y pueden hacer el cambio que el país necesita.

Por esta razón, porque las PYMES son la “casa de máquinas” de la economía de un país; deben ser apoyadas de forma sistemática, para que entiendan que la RSE es el camino correcto para que sus empresas y su país sean rentables y perduren, causando impactos positivos en la sociedad y en el ambiente.  De otra forma, pueden causar un daño “a nivel de hormiga”, de largo plazo en las economías de las comunidades en las que se desenvuelven.

El primer paso para que una empresa sea sostenible es el cumplimiento de la ley. Esto es un punto de partida importante para que las PYMES comprendan que la RSE no es ciencia nuclear; y que además de ser sencilla de implementar, es un compromiso que adquirimos los empresarios con nuestros colaboradores, y con el entorno.

En el momento en el que ya entendemos que el simple hecho de cumplir la ley, nos pone en el camino de la RSE, esta deja de interpretarse como limosna, filantropía o caridad. De esta forma, la empresa contribuye con el país; pero además reduce el riesgo de problemas legales por estar actuando de manera lícita. Y es que ese es solo el principio de la RSE en una empresa. 

Luego, cuando se empieza a poner en práctica con iniciativas básicas como mejorar las condiciones de los colaboradores para que sean más eficientes, para que tanto ellos como la empresa ganen más; trabajar con proveedores que tengan valores éticos que generen productos de calidad; y cuando los propietarios entienden que su empresa está constituida por personas que se inspiran, se identifican y defienden una organización con líderes íntegros; es allí en donde la RSE se vuelve parte fundamental de la supervivencia de la empresa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s